Así es la lesión de Messi

Así es la lesión de Messi

Gracias a jugadores estrella como Leo Messi se dan a conocer lesiones del aparato locomotor que, aunque son muy frecuentes en la práctica deportiva, no se les presta el debido interés. Veamos en qué consiste la rotura del ligamento colateral interno de la rodilla izquierda, la lesión sufrida el pasado 26 de septiembre que obligará al astro argentino a estar fuera del campo entre siete y ocho semanas.

¿Qué se ha roto Messi?

El jugador blaugrana se rompió el ligamento colateral interno o medial (LCM) de la rodilla izquierda en un lance fortuito con otro jugador. Esta lesión ligamentosa es la más frecuente en la rodilla. En el contacto, sufrió un discreto bostezo (apertura) de la zona interna con un pequeño giro que originó la desinserción del LCM a nivel del fémur. Estas tienen mejor pronóstico que cuando se desinsertan de la tibia.

¿Cómo se diagnostica?

Con una adecuada exploración clínica, sumado a un estudio de ecografía y resonancia magnética.

¿Cuál es el tratamiento?

Afortunadamente, este ligamento suele cicatrizar de forma espontánea sin precisar tratamiento quirúrgico, siempre que sea una lesión aislada (en ocasiones se asocia a una rotura del ligamento cruzado anterior o del menisco interno, en la famosa ‘traída de rodilla’).

En principio se debe aplicar compresión en la rodilla (vendaje), hielo local, descarga de la pierna (usar muletas) y elevación de la misma. Luego debe mantenerse un programa de fortalecimiento muscular, con extensión completa de la pierna, isométricos del cuádriceps e isquiotibiales, pero siempre protegiendo el LCM (evitando los giros o bostezos por dentro, lo que se denomina forzar el “valgo de la rodilla”).

Es probable que se use la terapia biológica, que consiste en la infiltración de plasma rico en plaquetas con factores de crecimiento. El FC Barcelona es de los clubes de todo el mundo que más experiencia tiene en estas terapias.

Los siguientes pasos

 Cuando desaparece el dolor (se pueden tomar analgésicos sintomáticos), se comienza la bicicleta y el trabajo en la piscina para ir potenciando la musculatura, así como un trote suave. A las 6-7 semanas se puede ir empezando a tocar balón, hacer giros suaves e ir valorando la probable reincorporación a los entrenamientos con el resto del equipo.

Messi ha tenido suerte

Y mucha, porque este tipo de lesiones normalmente no precisan cirugías, no dejan secuelas y curan al 100%. El promedio para curarse es de 6 a 8 semanas. Además, este retiro obligado del astro argentino puede servir para un descanso físico y mental que -como en otras ocasiones- puede desencadenar una vuelta con más fuerza y brillantez en su juego.

Prevención

Lo más importante ante este tipo de lesiones es trabajar en su prevención. De esta forma, para evitar problemas en la rodilla es muy importante mantener una musculatura adecuada, especialmente en los cuádriceps e isquiotibiales. Así se consigue no cargar en exceso la rodilla y sus ligamentos, distribuyendo el peso de forma más adecuada.

Por otro lado, también debe evitarse el contacto directo con el rival, en deportes como el fútbol, que lleve a forzar el valgo de la rodilla. Por último, es muy importante no girar la rodilla con el pie clavado en el suelo, ya que se forzarían los ligamentos.

La entrada Así es la lesión de Messi aparece primero en El blog de salud.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

HTML tags are not allowed.