Un Villarreal con presente y futuro

Un Villarreal efectivo y detallista, con una plantilla de gran presente y esperanzador futuro, confirmó con una nueva goleada al cándido conjunto kazajo, su presencia nuevamente en Europa tres temporadas después con descenso y ascenso de por medio incluido. Tiene el equipo de Marcelino ángel y frescura, sabiduría y pasión. La que aporta el veterano Bruno, sin duda, uno de los mejores centrocampistas de España, o los jóvenes recién aterrizados a El Madrigal como Luciano Vietto, delantero argentino de 20 años por el cual el Villarreal ha desembolsado 5.5 millones de euros al Racing de Avellaneda, autor de dos goles, dotado de velocidad y habilidad. O Espinosa otro veinteañero llegado gratis tras su etapa de formación en el Barça, centrocampista de banda con mucha velocidad y desparpajo.

Ante el Astana, ya en la segunda mitad, se sumaron a la fiesta amarilla Adrián Marín, un adolescente de la casa de 17 años que cubrió el lateral izquierdo y Nahuel, otro argentino nacido en 1996, cinco años presente en la cantera amarilla, ya de pleno derecho en el primer equipo y autor del gol que cerraba la goleada que apabulló al Astana que ha recibido siete goles en dos partidos de un brillante Villarreal.

Con la eliminatoria más que encarrilada, refrescó el equipo Marcelino pensando en la Liga y en el Barça. Oportunidad para ver de inicio a jugadores como Espinosa o Vietto que tan grata sensación están causando en el inicio del curso. Espinosa se fabricó una ocasión tras un lujo en el área kazaja, un reverso con caño incluido. El disparo del futbolista formado en el Barça lo rechazó como pudo el meta del Astana. No así el de Vietto asistido por Moi Gómez, otro chaval de 19 años presente en las convocatorias y formaciones amarillas desde hace dos temporadas. Un gol a los 20 minutos que refrendaba la diferencia entre ambos conjuntos y que refleja la calidad del grupo que maneja el técnico asturiano, feliz por cómo arranca el curso los suyos al igual que sucediese la temporada pasada.

Hubo cambios pero no entró ni en la convocatoria el hermano de Giovani, Jonathan Dos Santos, sin la forma adecuada tras un año en blanco debido a una lesión de ligamentos. El peso del juego recayó de nuevo en Manu Trigueros, que ha dado un paso adelante consolidado como pareja de Bruno en la medular. Descansó el de Artana en el banquillo hasta el descanso.

El juego, como cabía esperar, fue cosa del Villarreal inferior solamente en el físico a un Astana con más voluntad que neuronas creativas y que corrió, al igual que una semana atrás, detrás del balón, bien movido por los amarillos, concentrados y en tensión a pesar de la renta conseguida en la ida. Ya en la segunda mitad, repitió Vietto tras una excelente jugada de Jaume Costa. Posteriormente Bruno, de penalti, y Nahuel, confirmaban con rotundidad que el Villarreal, con un excelente presente y un esperanzador futuro, regresa a Europa. A lo grande.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

HTML tags are not allowed.